Su papá desapareció hace 22 años en Chile, un dato lo trajo a la Argentina y ahora espera el milagro

chile

Hace 22 años que una familia busca a un hombre que desapareció cuando fue a trabajar en La Rufina, sur de Chile. La sospecha de que algo le había pasado los incentivó a hacer la denuncia para dar con su paradero. Durante tres semanas los carabineros lo buscaron por la zona: su documentación estaba en el río y lo dieron por muerto.

Ni su mamá, ni su esposa ni sus hijos creyeron que eso fuera posible, pero la causa fue archivada y nadie más quiso tocar el tema. Sus seres queridos cada año difunden un afiche con su cara para conmemorarlo; lo que nunca imaginaron es que a través de redes sociales la imagen llegaría hasta el conurbano bonaerense, donde aseguran haberlo visto rondando las calles de Florencio Varela.

“Lo busqué toda la vida y ahora toda la familia está pendiente de saber si es él o no”, dice a TN Juan Fuentes Bustamante, el hijo del hombre desaparecido, que llegó al país con esperanza de reencontrarse con su padre.

El último día que vieron a Juan

El 24 de febrero de 2000 Juan Fuentes Candia se despidió de su familia como todos los días y se fue a La Rufina, localidad chilena donde trabajaba. Pasaron las horas y los días y no volvía. Así que empezaron a sospechar de que algo malo le había pasado.

Una de las últimas fotos que tienen de Juan Fuentes Candia antes de que desaparezca. (Foto: Marianela González)
Una de las últimas fotos que tienen de Juan Fuentes Candia antes de que desaparezca. 

“Te voy a enviar plata del trabajo por medio de mi jefe”, le dijo a su mamá antes de irse. Al día siguiente la mujer fue y el hombre le explicó que no tenía el dinero porque “Juan bajó de La Rufina hacia la casa y renunció al trabajo”. De cualquier manera, le entregaron toda la ropa de su hijo y se fue.

La situación se tornaba rara porque “él nunca hubiera hecho eso”. Toda la familia comenzó a sospechar de que algo le había pasado y salieron a buscarlo. Sin novedades, hicieron la denuncia y los carabineros pusieron en marcha un operativo para encontrarlo.

Casi cuatro semanas pasaron de la desaparición cuando en un barrido en el río encontraron pertenencias de Juan. “Tu papá no sigue acá”, recordó Juan (h) y dijo que a partir de ese momento lo dejaron de buscar.

La familia Fuentes busca a este hombre que, según informaron vecinos, transita por el conurbano bonaerense. (Foto: Juan Fuentes Bustamante)
La familia Fuentes busca a este hombre que, según informaron vecinos, transita por el conurbano bonaerense

“Mi abuela siguió poniendo denuncias, ella insistía en el tema. Pero no nos prestaban atención. Somos una familia de bajos recursos y no podíamos pagar un abogado, pero nunca dejamos de buscarlo”, relató y señaló que hace dos años logró acceder a la causa: “Intenté reabrir el caso, quería ver qué es lo que habían hecho, qué decían de mi papá y encontré errores, cosas que no cuadraban. Por eso me puse a investigar yo, hice el trabajo que tendría que haber hecho la policía”.

La pista que da esperanza a la familia Fuentes

Los Fuentes nunca perdieron la esperanza de encontrar a Juan con vida. Por eso, cada 24 de febrero publican una foto del hombre -que hoy tendría 53 años- recordándolo con amor.

Pero el aniversario de este año llegó con una sorpresa: nadie sabe cómo, pero la imagen de Juan cruzó las fronteras y vecinos de la localidad bonaerense de Florencio Varela lo reconocieron.

Un rasgo distintivo de Juan Fuentes Candia: su dedo meñique está doblado producto de un incidente en su niñez.  (Foto: Juan Fuentes Bustamante)
Un rasgo distintivo de Juan Fuentes Candia: su dedo meñique está doblado producto de un incidente en su niñez 

“A partir de ese momento nos empezaron a enviar fotos y videos de un señor que está en situación de calle, a quien llaman ‘Tati’ porque está indocumentado y con una severa perturbación mental”, detalló y aseguró que tiene rasgos distintivos que lo hacen pensar que podría ser su papá. Es que Juan le pidió a aquellos que se crucen con “Tati” que le saquen fotos a sus manos. “Papá tiene el dedo meñique doblado porque cuando era pequeño, un ratón le mordió el tendón”, detalló.

Fue increíble lo que sintieron cuando cobró fuerza la idea de que estuviera vivo. Se pusieron en campaña para reabrir la causa y viajar a la Argentina a corroborar si efectivamente es o no.

Tras esta nueva pista, el juez ordenó a la Policía de Investigaciones de Chile retomar la investigación y contactar a la policía argentina para trabajar en conjunto. Según lo que informaron los efectivos a la familia, hay “una gran posibilidad” de que el hombre que deambula por las calles y Juan Fuentes Candia sean la misma persona.

Por tal motivo, enviaron las huellas de Juan a Interpol junto a una solicitud de búsqueda del NN para hacer la comparación dactilar. “Es importante encontrarlo porque al estar indocumentado, no lo podemos llevar a Chile de nuevo sin un examen que verifique que es él”, narró su hijo, que juntó el dinero para viajar a través de rifas.

“Quiero encontrarlo, toda la vida lo he buscado”

Juan tenía 9 años cuando su padre desapareció y estar cada vez más cerca de dar con su paradero genera una montaña rusa de emociones en él. “Tengo mi mente bloqueada, lo único que quiero es encontrarlo. Toda la vida lo he buscado y voy a golpear todas las puertas necesarias para llegar a la verdad”, sostuvo.

Entre lágrimas, manifestó: “Me hizo mucha falta de pequeño. Desde los 12 trabajo y he salido adelante. Hoy estoy más fuerte que nunca y voy para adelante porque lo sigo buscando. Con 30 años me siento preparado psicológicamente para enfrentar este trauma porque me hizo mucha falta en mi vida”.

En ese sentido, cuestionó en las condiciones en las que pudo haber vivido y lo que le pudo haber pasado en todo este tiempo. “Nadie merece que lo dejen así. Hemos visto imágenes de él y está muy deteriorado. En Chile están todos pendientes de saber si es él o no. Queremos darle la mejor calidad de vida que se pueda”, marcó.

Cómo está ahora la investigación

Ya en la Argentina, Juan (h) se acercó hasta una seccional de Florencio Varela, donde respondieron que “no tenían ninguna solicitud desde Chile y mientras no tuvieran una orden, no podrían rastrear”.

Con la foto en mano, recorrió las calles del barrio y preguntó a vecinos y comerciantes sobre su padre. “Lo reconocieron, nos contaron que lleva años deambulando en la zona. Pero hace un mes le perdieron el rastro”, expresó con un poco de decepción.

Horas después, le avisaron por redes que lo habían visto en San Francisco Solano, partido de Quilmes. Ayer fue hasta esa zona, donde finalmente logró radicar la denuncia y le confirmaron que comenzaría la búsqueda de su padre.

Al igual que Juan, toda la familia tiene la corazonada de que ese hombre a quien llaman “Tati” es la persona que buscan desde el 2000. Encontrarlo para corroborar su identidad le dará un cierre a esta historia o fortalecerá la continuidad de la búsqueda.

(Foto: Marianela González)