La oposición opinó sobre el pedido de acusación contra Cristina Kirchner

okii

Desde Juntos por el Cambio hasta el trotskismo se refirieron a la causa que tiene en vilo al movimiento kirchnerista. 

Los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola pidieron hoy la pena de 12 años de prisión para la vicepresidenta, Cristina Kirchner, y la oposición no se calló. Referentes de Juntos por el Cambio se expresaron en sus redes sociales sobre la causa conocida como Obra Pública.

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, escribió en su cuenta de Twitter: «No hay golpe de puño, amenaza e insulto de la vicepresidenta que tuerza el valor que tiene la Justicia independiente para los argentinos». Otro dirigente del espacio opositor que se manifestó fue el diputado Martín Tetaz: «12 años. Será Justicia».

Por su parte, Waldo Wolff, uno de los dirigentes opositores más críticos contra la presidenta del Senado, también tuiteó y citó a Luciani: «Señores jueces, este es el momento. Es corrupción o justicia. Ustedes tienen la decisión”.

Alfredo Cornejo, presidente del interbloque Juntos por el Cambio en la Cámara alta, apuntó contra el pedido de la expresidenta para ampliar su indagatoria: «Ya no es posible procesalmente. Lo que busca es montar un circo para sus fanáticos. La mayoría de los argentinos ya no le cree más su relato y solo esperan que se haga justicia».

Mientras que Paula Oliveto le pidió a la ciudadanía que «recen» por los fiscales: «Las presiones son muy grandes y estos fiscales las han sobrellevado con honor. No permitamos que la oscuridad y la violencia nos dejen sin justicia y sin República».

También se sumó el libertario Javier Milei: «Estamos frente a un momento bisagra para la historia del País, en el que por fin la justicia se empieza a imponer sobre los corruptos. Tampoco olvidemos que la corrupción es inherente a la existencia del Estado. Espero ver caer a todos los corruptos y sus socios políticos».

Por otra parte, Manuela Castañeira, que es dirigente nacional del Nuevo MAS, rechazó el pedido de la fiscalía contra la exmandataria y lo consideró como un hecho de «persecución política» y agregó: «No tenemos dudas de los hechos de corrupción del kirchnerismo. Sin embargo, la justicia aristocrática argentina pretende hacer un arbitraje desigual en relación con unos respecto de otros».