Guía para comunicar sobre violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes: el periodismo puede convertirse en agente de cambio

guia

La Red por la Infancia desarrolló una guía con el objetivo de promover coberturas periodísticas respetuosas y que resguarden a las víctimas. A nivel mundial, 1 de cada 5 niñas y 1 de cada 13 niños son víctimas de abuso antes de cumplir 18 años.

La Fundación Red por la Infancia realizó este martes en la sede porteña de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) una jornada de reflexión sobre cómo los medios de comunicación informan con relación a temas de perspectiva en niñez y la violencia sexual en niños, niñas y adolescentes.

En la jornada la Fundación presentó una «guía urgente» a los diversos medios que participaron y con la presencia de Paula Wachter, fundadora de Red por la Infancia; Juan José Ross, secretario de Medios de la Nación; Facundo Hernández, defensor Adjunto de Niños, Niñas y Adolescentes de la Nación; y Silvia Ongini, psiquiatra infanto-juvenil y especialista en abuso sexual se abordaron los temas que son influyentes a la hora de comunicar.

A nivel mundial, 1 de cada 5 niñas y 1 de cada 13 niños son víctimas de abuso antes de cumplir 18 años. Esta tendencia se replica en nuestro país, dejando a más de 2 millones de chicas y chicos en situación de riesgo. Además, se calcula que de cada 1000 casos de abuso sexual, solo 100 se denuncian y apenas 1 recibe condena.

WhatsApp_Image_2022-11-29_at_12.11.42_1.jpeg

Es por estos números alarmantes que es necesario que los medios y comunicadores realizan coberturas respetuosas con la idea de «ponerse en la piel de la víctima y no del victimario», destacó Facundo Hernández.

Paula señaló que esta guía nació como «parte de una discusión a nivel global en la cual la pandemia fue un gran impulsor ya que se agravaron las violencias contra los chicos».

Además, la fundadora sostuvo que se debe romper con el tabú del «no te metas» e involucrase ya que allí se consiguen que las víctimas sean escuchados y puestos en el rol que deben ocupar al haber sufrido violencia por parte de un adulto, que en el 80% de los casos pertenecen al ámbito familiar.

«Es necesario evitar lo policial, lo morbo, porque pensemos que cuando hablamos de un abuso o de violencia como medios de comunicación van en busca de cambiar las políticas públicas», indicó Hernández.

Silvia Ongini es psiquiatra infanto-juvenil y especialista en abuso sexual y en la jornada de debate y diálogo señaló la importancia de que los chicos sean escuchados porque no mientes: «Es fácilmente detectable si algún menor dice la verdad o no porque no van a mentir sobre algo que no conocen ni saben, ejemplo un abuso».

WhatsApp_Image_2022-11-29_at_12.11.44_1.jpeg

«El abusador no tiene un perfil legible y la mayoría de los casos suceden en espacios privados. Resaltamos la importancia de que tiene que haber múltiples objetivos de prueba, no solo que el cuerpo del chico hable», manifestaron los tres.

Los medios de comunicación son un eslabón estratégico e imprescindible para poder visibilizar la magnitud de la problemática y sus consecuencias, pero también pueden replicar falsas creencias y abordar la temática sin tener en cuenta los derechos de niñas, niños y adolescentes víctimas. Para Wachter “el rol del periodismo es fundamental para romper estereotipos, superar prejuicios y contribuir a la construcción de una sociedad que protege a las infancias”.

Objetivos a los que deberían apuntar las entrevistas y las coberturas:

– Hacer visible la magnitud de la problemática.

– Ampliar el llamado para fortalecer la prevención.

– Reforzar la idea de que todas las violencias se pueden prevenir.

– Explicar las diferentes formas de abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes, y dejar en claro que todas son igual de dañinas.

– Desmitificar falsas creencias.

– Hablar del daño que el abuso puede provocar a corto, mediano y largo plazo, y la importancia de la detección temprana y el acceso a un tratamiento adecuado.

– Dejar en claro que las víctimas no son responsables de su situación. Colocar la culpa donde tiene que estar: en los abusadores.

– Dar información de servicio: señales de alerta, cómo tener una escucha asertiva, qué hacer en caso de sospecha, dónde denunciar o asesorarse, etc.

«Las redes sociales son fundamentales porque es ahí donde están los chicos y por eso es importante que la comunicación también se abarque en ese ámbito para generar conciencia. La mayoría de los menores no llaman por teléfono y suelen pedir ayuda a través de las redes por eso tenemos que socorrerlos también allí», sostuvo Paula en diálogo con NA. 

Allí la fundadora de la Red por la Infancia explicó que en pandemia el número de denuncias y abusos se acrecentó, pero que no quedó solo en cuarentena la problemática si no que por ejemplo en 2021 se quintuplicó el grooming.

Por último, y con relación a la denuncia de Thelma Fardin, Wachter indicó que gracias a que la actriz habló hubo un aumento exponencial de chicos que decidieron hablar que ronda en casi un 3.000%.

(Si sufriste o sufrís violencia o abuso comunicate a la línea 102 o 137 las 24hs los 365 días del año. Además podes acceder a la página web o a las redes sociales de la Fundación Red por la Infancia)