El milagro de Nahuel: un policía lo baleó en la nuca y un año después le pidió casamiento a su novia

matrimonio

“Encargué una milanesa a la napolitana con papas en la rotisería, y pedí que le escribieran una notita: ‘¿Te querés casar conmigo?’”, cuenta Nahuel. Luego de la emoción y los abrazos, el joven coronó su declaración de amor con un regalo: el anillo para su futura esposa.

Todo ocurrió el último domingo, y cuenta Nahuel que “al principio, ella ni cuenta se dio. Abrió la comida y tiró la tapa de la caja. Cuando el delivery nos tocó el timbre, ahí aproveché para ir a buscar el anillo, que lo había comprado mi cuñada”.

“Fue un momento muy lindo. Estuvimos tomando tereré, dormimos la siesta, nos despertamos, conversamos un rato y llegó la hora de cenar. Yo ya tenía todo planeado, pero igualmente estaba súper nervioso”.

Tras ser baleado por un policía, Nahuel Pedemonte no sabe si volverá a caminar: “Me tengo toda la fe del mundo”

El muchacho, de 23 años, se moviliza en silla de ruedas. No sabe si va a volver a caminar: la bala le rozó la médula y atravesó el pulmón derecho de punta a punta. “Los médicos no me dijeron nada, pero yo me tengo toda la fe del mundo. Si estoy súper bien”, se esperanza.

Durante cinco meses y medio, Pedemonte ocupó una cama de la terapia intensiva del Hospital Escuela José Francisco de San Martín, en la capital correntina. Tuvo una recuperación milagrosa y fue trasladado a sala intermedia, donde pasó un mes y medio. Luego recibió el alta, aunque días más tarde fue nuevamente internado durante otro mes y medio a raíz de una infección en el pulmón. El regreso a casa, nuevamente, duró poco: volvió a ingresar al hospital durante 15 días debido a una infección en la herida.

“Yo sé que voy a estar con kinesiología durante mucho tiempo, pero la verdad es que ando bien. Hago flexiones, me arrodillo. Gané mucha independencia con los brazos. Me ayudan para bañarme y cambiarme”, detalla Nahuel acerca de la recuperación.

La familia está muy agradecida con el trato recibido por el joven. “Quiero destacar la dedicación y el amor que recibió desde el primer momento. Y resaltar también el profesionalismo del equipo de cirugía a cargo del doctor Aquino. Es una historia intensa, milagrosa y, dentro de todo, feliz”, comenta Martín, hermano mayor del joven baleado.

Una discusión por unos perros originó el brutal ataque de un expolicía a Nahuel Pedemonte: “Era un vecino de toda la vida”

Víctima y victimario se conocían muy bienCirilo, Comisario, de 57 años y autor del ataque, vivía enfrente de los Pedemonte en el barrio Molina Punta. Aquel 23 de enero, cerca de las 20.30, Nahuel estaba en su casa preparando un asado con amigos, cuando vio que dos perros pasaban por la vereda de su vivienda y temió que su mascota, una pitbull, los atacara. Entonces salió para dispersar a los animales.

“La vecina me empezó a insultar por los perros. Nunca supe por qué. Yo estaba en la vereda, nada más. Con sus gritos, salió el marido y me empezó a insultar también. Me decía que yo le estaba faltando el respeto a su mujer. No entendía nada. Este hombre entonces entró a la casa, volvió a salir con una 9 milímetros y me disparó”, relata Nahuel. Y agrega: “Yo lo conocía de toda la vida. Era una persona problemática. Había tenido problemas con otros vecinos”.

Comisario se encuentra actualmente detenido en la Unidad Penal N°6 de San Cayetano, a la espera del juicio oral. El Juzgado de Instrucción N°2, a cargo de la investigación, le dictó el procesamiento por “homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa”, un delito que prevé entre ocho y 25 años de prisión, según el artículo 79 del Código Penal. “No le guardo rencor. No siento odio hacia él ni nada”, dice Nahuel acerca del atacante.

Milanesa con papas y un anillo. El momento en que Nahuel le propone matrimonio a Lourdes. (Foto: captura de video)
Milanesa con papas y un anillo. El momento en que Nahuel le propone matrimonio a Lourdes

La historia de amor entre Nahuel y Lourdes: “La veía re linda, casi inalcanzable”

Su historia con Lourdes -de 22 años y madre de Sebastián, de 4 y fruto de una relación anterior- nació en los albores de la pandemia. “La conocí por amigos que teníamos en común, pero nunca pensé que me iba a dar bola. La veía re linda, casi inalcanzable”, recuerda.

En aquellos días, las reuniones entre Nahuel, Lourdes y el resto del grupo se hicieron frecuentes, “pero la Policía siempre nos mandaba para adentro debido a la cuarentena. Entonces terminábamos en casa. Charlábamos, jugábamos a las cartas”, cuenta.

Un par de reacciones de Lourdes a historias subidas por Nahuel en Instagram lo animaron a dar el paso para iniciar una relación con la chica. “‘Yo me mando, nomás. Total no pierdo nada’, pensé”. Y así nació el amor.

Nahuel esquivó la muerte y tiene razones para creer. Según afirma, mucho se lo debe a Lourdes: “Fue un pilar importantísimo para mí. No me va a alcanzar la vida para agradecerle”.