Descartan que el joven que se auto incriminó sea el responsable de la desaparición de Guadalupe Lucero

221ec79436741d52de4a79c7d89ba283_L

El día de la desaparición, su celular fue captado por una antena lejana. El lugar en el que dijo haberla sepultado es de una dureza tal que es imposible cavar con una piedra, como lo afirmó. Informes psiquiátricos muestran que se atribuye la propagación del Covid-19.

Los investigadores de la desaparición de la niña Guadalupe Lucero en San Luis descartaron que el joven de 25 años que se presentó auto incriminó sea el responsable de la desaparición de la pequeña.

El equipo especial de fiscales que realiza la investigación hizo una reconstrucción histórica de la captación de las antenas del teléfono celular del joven. El resultado indicó que el 14 de junio de 2021, en torno a las 19.30, cuando Guadalupe fue vista por última vez, el celular fue captado por una antena cercana a la casa del auto imputado, lejana a la vereda en la que jugaba la pequeña.

Según pudo reconstruir NA, el joven declaró que había llevado a la niña a una zona inhóspita de Potrero de los Funes, donde dijo haberla matado y enterrado.

Cuando fue interrogado sobre cómo había cavado el pozo para la improvisada sepultura, indicó que lo había hecho “con una piedra”.

Eso es técnicamente imposible, según comprobaron los investigadores: no sólo el lugar sindicado es de difícil acceso sino que el suelo es rocoso y de una dureza singular que de ninguna manera habría permitido cavar sin la ayuda de herramientas mecánicas. Además, cuando desapareció Guadalupe, ese paraje estaba nevado.

Sobre el lugar del supuesto entierro, identificó “un sendero a media cuadra de un arroyo”. Un grupo de la Policía Federal logró acceder al lugar después de una trabajosa marcha a pie, con perros llegados desde San Juan especializados en la detección de restos humanos. El resultado fue negativo.

De la historia clínica del joven surge que padece una forma de esquizofrenia y que estuvo internado hasta una semana antes de la desaparición de Guadalupe.

El reporte médico consigna además una personalidad con fuerte impronta de culpa y de hacerse responsable por hechos que le son ajenos, como por ejemplo ser el responsable de la propagación del Covid-19 en la Argentina. La psiquiatra del joven declaró ante los fiscales que el joven se había atribuido falsamente tiempo atrás haber asesinado a su propio abuelo.

El viernes, el auto incriminado fue sometido a un nuevo peritaje psiquiátrico, cuyos resultados se conocerán en el expediente en los próximos días.

Guadalupe Lucero está desaparecida desde el 14 de junio de 2021, cuando salió a la calle a jugar con una amiga en el barrio puntano conocido como 544 Viviendas.