Córdoba: jubilada «justiciera» mató a tiros a un ladrón que entró a su casa y golpeaba al esposo

jubiladajusticiera

La mujer tenía los papeles en regla de la pistola y defendió a su marido de la agresión. Otro asaltante escapó y era buscado por la Policía.

Una jubilada de 74 años mató a balazos a un delincuente que entró a robar en su casa de la localidad cordobesa de Bialet Massé, en el valle de Punilla, y que golpeaba a su marido.

Fuentes policiales informaron que los ladrones eran dos, pero uno logró escapar y está prófugo.

El hecho ocurrió en la madrugada de este jueves en un domicilio de calle Belgrano al 2100, donde los dos asaltantes ingresaron con fines de robo y atacaron a trompadas al dueño de la casa, de 70 años.

El hombre había sido sorprendido por los delincuentes cuando se encontraba en el patio de su casa.

Según detalló el comisario Renato Panessa, los agresores actuaron con violencia, ya que a golpes de puño lo obligaron a ingresar.

En medio de un forcejeo entre el hombre y los delincuentes, que le pedían que les diera todos sus ahorros, la esposa del jubilado tomó un arma de su propiedad y le disparó en dos oportunidades, uno de los tiros impactó en uno de los ladrones.

Médicos de un servicio de emergencias concurrieron al lugar y constataron el fallecimiento del delincuente, mientras que su cómplice logró escapar y está prófugo.

El ladrón abatido tenía 30 años, fue identificado como Marcos Farías y contaba con antecedentes por robo calificado.

«Los delincuentes ingresaron a los golpes y la mujer escucha toda esta situación. Toma un arma de fuego de su propiedad y efectúa dos disparos. Uno impacta en uno de los delincuentes y el otro se da a la fuga», señaló el inspector Panessa en declaraciones radiales.

Asimismo, se constató que la mujer tiene el arma registrada, los papeles de la misma y es de su propiedad.

Además, la pareja de la señora «tenía golpes en el rostro», lo que constata la versión de que el delincuente estaba golpeando al marido de la señora.
Panessa, además, contó que el delincuente muerto había salido hace poco tiempo de la cárcel.

La investigación quedó a cargo de la fiscal de la ciudad de Cosquín, Paula Kelm, quien por el momento no detuvo a la jubilada, pero que decidió imputarla por el crimen.