Condenan a dos años de prisión a un enfermero que drogó y abusó de una paciente

773a0ca8765132f0fa7a401acaf3b001_L

La víctima tiene 24 años y estaba internada en la Fundación Favaloro por una afección renal. El acusado deberá cumplir dos años de prisión en suspenso, realizar un tratamiento psicológico y asistir a un curso de violencia de género con perspectiva terapéutica en lo sexual.

Un enfermero que se desempeñaba en la Fundación Favaloro fue condenado a dos años de prisión en suspenso, por haber abusado sexualmente de una paciente de 24 años que estaba internada en ese centro de salud. El acusado también deberá someterse a un tratamiento psicológico y a realizar un curso sobre violencia de género.

La sentencia fue dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal Correccional N°15 de la ciudad de Buenos Aires sobre Julio César Cruz Hinostroza, de 36 años, nacido en Perú y sin antecedentes penales, quien reconoció su culpabilidad durante un juicio abreviado.

En la resolución, el tribunal ordenó que se investigue si otro enfermero participó de los abusos o fue cómplice, tal como lo denunció la joven de inmediato al darse cuenta de que habían abusado sexualmente de ella.

La víctima estaba internada allí, después de que le practicaron una angioplastía con la colocación de un stent en una vena renal el 25 de agosto de 2020 y un par de días más tarde tuvo que volver a la clínica porque no se sentía bien y nuevamente quedó internada.

Según se desprende de la Causa, la Fundación Favaloro colaboró activamente con la investigación con la entrega de imágenes de las cámaras de seguridad internas, puso a disposición los legajos de los enfermeros bajo sospecha. Las médicas que trataron a la paciente que hizo la denuncia, también dieron su testimonio. Ellas le habían recomendado que hiciera la denuncia de inmediato luego de enterarse de lo que había ocurrido.

La sentencia

De acuerdo con el fallo, el hecho ocurrió el 31 de agosto de 2020, entre las 2:46.35 y 3:01.14 en la Fundación Favaloro cuando Cruz Hinostroza ingresó en la habitación nº 705 del Piso 7, donde se hallaba internada la víctima “a quién condujo hasta el baño de la habitación, donde procedió a desvestirla y realizarle tocamientos de sus pechos y genitales -sin ser consentida dicha acción-, aprovechándose del estado de somnolencia en que la misma se encontraba, producto de la prescripción de medicamentos y sumado a la incorporación de bendoziacepinas que el nombrado le suministró sin encontrarse recetadas, lo que agravó aún más su estado de vigilia”.

Las imágenes de las cámaras de seguridad demostraron que el enfermero “ingresó en reiteradas ocasiones a la habitación donde descansaba la damnificada, y entre las 2:46:35 y las 3:01:14 hs. la tomó de los brazos para levantarla, con la excusa de que debía cambiar las sábanas de su cama y pijama porque se encontraban mojados. De este modo la condujo al baño de dicha habitación, donde la colocó sobre el inodoro y le quitó la parte superior e inferior del pijama que tenía colocado, efectuando tocamientos sobre sus partes íntimas, como fuera detallado”.

Cuando la mujer se despertó durante la mañana seguía con mareos, pero se dio cuenta que sólo tenía una bata de la clínica y que su pijama estaba colgado del barral de la ducha recordó lo sucedido con mayor claridad, sintiendo dolores en la zona vaginal; por lo que fue sometida a exámenes médicos y entrevistas psicológicas. En ese momento habló con su mamá y con las médicas y decidió hacer la denuncia.

Según pudo comprobar la justicia, el enfermero ingresó unas 10 veces a la habitación de María entre las 21.55 del 30 de agosto hasta las 5.36 del 31 del mismo mes. «En la séptima grabación se observa al enfermero ingresar a la habitación con lo que podría llegar a ser un conjunto de sábanas blancas».

Por otra parte en las imágenes del día 30/08/2020, siendo aproximadamente las 23:04.01, se observa en la puerta de la habitación n° 705 a otro enfermero de pelo negro, estatura alta, contextura mediana, con anteojos negros, tatuaje en brazo derecho, el cual se encontraba mirando su teléfono celular para luego ingresar a la habitación y egresar segundos después, siendo las 23:04.18″, quedó detallado en la causa.