«¿Cómo sobreviviste?”, la pregunta de Macri a un comerciante en su nueva recorrida por el conurbano

macri

El ex mandatario estuvo en Tres de Febrero con el intendente Valenzuela luego de las críticas de vecinos que recibió semanas atrás durante su paso por Ituzaingó.

El ex presidente Mauricio Macri volvió a hacer pie en el conurbano y eligió la localidad de Tres de Febrero, comandada por Diego Valenzuela, para regresar a las recorridas con aire de campaña.

El ex jefe de Estado visitó el barrio de Villa Bosch y encabezó una caminata por una zona comercial, luego de las críticas de vecinos que había recibido al pasar semanas atrás por Ituzaingó.

“Necesitamos cambios contundentes en la seguridad, en la calidad del Estado. Si no está ordenado lo económico y lo social, no se puede”, subrayó Macri.

En su cuenta de la red social Instagram, el líder del PRO publicó una serie de videos de sus encuentros con vecinos y comerciantes, además de su paso por la heladería, donde pidió el sabor «licuado de banana» y aclaró que no le gusta el de sambayón.

«Te presento a Mauricio», lo introdujo Valenzuela a Macri al ingresar en varios negocios de la zona, donde el ex presidente preguntó a los dueños: «¿Cómo sobreviviste?».

 

“Todos tenemos que volver a pensar y razonar por qué estábamos incómodos con lo que vivíamos. Necesitamos cambios contundentes en la seguridad, en la calidad del Estado. Si no está ordenado lo económico y lo social, no se puede. Lanús, CABA y Tres de Febrero son ejemplos de los cambios que queremos”, subrayó Macri.

El intendente de Tres de Febrero expresó en su cuenta de Twitter: «Gracias Mauricio Macri por visitarnos en Villa Bosch! Muy buena onda de los chicos que salían de las escuelas, recorrimos el centro comercial y conversamos con vecinos en el café #67. Mauricio destacó la decisión municipal de bajar tasas y poner habilitaciones gratuitas!”.

Con las imágenes de los buenos recibimientos en ese distrito, el ex presidente buscó dejar atrás el frío momento que vivió semanas atrás al visitar Ituzaingó, cuando quiso saludar a un diariero y el hombre no le extendió el brazo.