Al calor se suma el olor a quemado: persiste el humo y cubre gran parte de la Ciudad y el conurbano

humo