Cuando no son pocos los analista que consideran que el peronismo no estará en condiciones de volver al gobierno en 2019, el gobernador de San Luis Alberto Rodríguez Saá comenzó el mes de febrero agitando un slogan que no tardó en llegar a las paredes del conurbano. “Hay 2019“, repitió una y otra vez en diferentes entrevistas el hombre que logró dar vuelta el triunfo de Cambiemos entre las PASO y las generales en territorio puntano hace tan solo un trimestre.

El fin de semana, por caso, Rodríguez Saá llevó su mensaje esperanzador a Resistencia, Chaco, ciudad que celebraba el 140 aniversario de su fundación. Pero el gobernador no llegó solo a esa ciudad: el intendente Jorge Capitanich y el gobernador Domingo Peppo fueron los anfitriones de un festejo en el que también estuvo representado el kirchnerismo del conurbano, encabezado por intendenta de La Matanza y presidenta de la Federación Argentina de Municipios Verónica Magario, junto a sus colegas de Moreno Walter Festa, de Avellaneda Jorge Ferraresi, de Ensenada Mario Secco y de San Antonio de Areco Francisco “Paco” Durañona, además del ex vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto.

El kirchnerismo presente en los festejos por los 140 años de Resistencia

Tras años de oposición al kirchnerismo -que desde el gobierno central echó mano a todos los mecanismo posibles para evitar que expandieran su poder más allá de las fronteras de San Luis-, los hermanos Rodríguez Saá hace ya tiempo que coquetean con el ala del peronismo más cercana a la ex presidenta Cristina Kirchner: la novedad fue el intento de revertir la sensación de que el macrismo ya tiene ganada la reelección y la rapidez con que esa idea llegó a las paredes del municipio del Conurbano.

Más polémica fue la otra parte de la frase el Rey de la Carne: “Cristina Kirchner tiene que ser nuestra candidata a gobernadora“… ¿Estará “La Jefa” dispuesta a darse un “baño de humildad” y disputarle a María Eugenia Vidal la madre de todas las batallas?