El peronismo bonaerense busca su eje opositor

pj bonaerense

El PJ bonaerense convoca a una cumbre para discutir una posición más firme frente al gobierno

Será este viernes en San Bernado. Quieren terminar con las “fotos vacías sin contenido”

El PJ Bonaerense quiere discutir una postura más firme frente al gobierno y para eso convocó a una cumbre para este viernes en San Bernardo. La idea es avanzar en tres ejes: terminar con lo que un sector del partido considera como “fotos vacías” con otros referentes del peronismo, empezar a marcar posición sobre los temas de agenda y acordar una posición más dura frente al gobierno de Cambiemos, que lo ubique sin disimulos en la oposición.

La necesidad de discutir la posición del partido va en línea con un reacomodamiento de los sectores del peronismo dialoguista, que han comenzado a transitar un endurecimiento en su relación con el gobierno.

En los últimos días, sin posibilidad de llegar a acuerdo con el PJ, Mauricio Macri tuvo retroceder en su idea de convocar a extraordinarias y además debió resignarse a no sancionar la reforma laboral, tal como está planteada. 

El peronismo no K en el Congreso se muestra activo y empieza a dar cuenta de ese giro, incluso emitieron un comunicado del Bloque Justicialista en contra del mega decreto de Macri.

Se sabe que Miguel Angel Pichetto está molesto por los recientes decretos presidenciales. En tanto, Hugo Moyano y Luis Barrionuevo mostraron posturas duras en Mar del Plata y Sergio Massa asoma como una figura de oposición dura. A todo esto se suma una situación económica que no parece mostrar las mejoras prometidas para los sectores medios y bajos, como señaló una encuesta reciente.

En ese marco de crispación de las relaciones entre ese sector del peronismo y el gobierno, el PJ bonaerense quiere dejar atrás la estrategia de generar fotos de Menéndez con otros dirigentes peronistas y pretenden consensuar una postura más firme.

“Tenemos que cortarla con las fotos sin contenido que confunden a la gente”, dice un intendente del PJ. Se refiere a las recientes fotos del presidente del partido, Gustavo Menéndez, con Diego Bossio, Massa y Urtubey, entre otros.

Esas fotos no cayeron nada bien en un sector del peronismo y al intendente de Merlo le recriminan que esas actividades sean consensuadas. Es que la figura de Bossio genera recelo en varios peronistas. En tanto, la foto con el líder del Frente Renovador descoló a varios. “Massa ya dijo que no viene al peronismo”, dicen.

Pero el eje de la cumbre de San Bernardo será definir una postura más dura. Quienes reclaman esto último recuerdan que varios distritos del Conurbano estuvieron con barrios sin luz durante quince días y el partido nada dijo al respecto. 

Otro punto que cuestionan es que María Eugenia Vidal autorizó un aumento del 32 por ciento en las tarifas de energía eléctrica y el partido no se expidió al respecto. Lo mismo sucedió con el juego: Vidal se mostró enfrentando al juego al mismo tiempo que anunciaba una licitación de 3.860 tragamonedas y el partido mantuvo silencio. 

“Somos el partido que representa a los humildes, la gobernadora extiende la licencia de los bingos que afecta sobre todo a nuestra gente y no tenemos nada para decir”, se quejaba uno de los intendentes que asistirá este fin de semana a San Bernardo, aunque reconocía que varios de sus colegas apoyan el juego.

Algo similar ocurre con la audiencia pública de la empresa provincial de aguas Absa, fijada para el próximo 2 de febrero. “Absa todavía le da agua a media provincia, esta quebrada, el servicio es un desastre, no tiene ni un padrón actualizado de sus clientes y nosotros no decimos nada”, agregó otro de los que asistirá a San Bernado. 

En el partido también se cuestionan por la falta de definiciones sobre los cambios en la política social que quiere instrumentar Macri.

La idea es comenzar a poner en funcionamiento los equipos técnicos del partido y publicar documentos que marquen posición sobre los temas actuales, para llenar un vacío político que los deja cada vez más en evidencia.

Durante la semana, un grupo de intendentes peronistas del interior estuvieron en La Plata donde se diferenciaron de los alcaldes del Conurbano que ahora controlan el partido.

En la capital provincial analizaron la letra chica del Pacto Fiscal que promueve la gobernadora María Eugenia Vidal, al que decidieron no adherir porque creen que “condiciona” la autonomía de los municipios. Una definición concreta que no existe en el partido. 


No hay comentarios

Añadir más