Corrupción en la elite del fútbol

corrupciom em el futbol

Detuvieron a Ángel María Villar, el presidente de la federación española de fútbol

 

 

El dirigente, vicepresidente de la UEFA, fue detenido en Madrid por la Guardia Civil por orden de un juez que lo investiga por corrupción; también fue detenido su hijo Gorka, ex Director General de la Conmebol

 

Ángel María Villar era el último sobreviviente de una generación de dirigentes del fútbol mundial marcada por el escándalo. La suerte abandonó esta mañana al mandamás de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y vicepresidente de la UEFA cuando la Guardia Civil lo arrestó en sus oficinas de Madrid por orden de un juez que lo investiga por corrupción.

Junto con él cayó su hijo, Gorka Villar, que hasta el año pasado ejerció como director general de la Conmebol. Había llegado a ese cargo al otro lado del Atlántico por influencia del fallecido Julio Humberto Grondona, un histórico aliado y amigo de su padre.

La caída de Villar provoca un terremoto en el fútbol español. Pese a las sospechas que rodean a su figura, había conseguido hace dos meses que lo eligieran para un nuevo mandato al frente de la RFEF, donde manda sin oposición desde hace 29 años, y que la UEFA lo ratificara en su cargo de vicepresidente.

Su nombre había sobrevolado el FIFAgate que le costó la carrera a Joseph Blatter y a Michel Platini, entre otros pesos pesados de la dirigencia del fútbol mundial. A Villar, de 67 años, le sugirieron entonces que se retirara y cediera el manejo federativo a una nueva generación, pero él se negó. Sentía la sede de la RFEF, donde hoy lo detuvieron, como su domicilio particular, cuentan sus allegados.

El juez Santiago Pedraz, de la Audiencia Nacional, investiga una trama de manejos económicos irregulares que habría permitido a Villar enriquecerse con fondos de la Federación. Además, sospecha que compró la voluntad de dirigentes regionales para blindar su continuidad. La investigación lleva ya un año. Se analizan supuestos delitos de corrupción entre particulares, falsedad, administración desleal, apropiación indebida y alzamiento de bienes, según informó la Guardia Civil. Muchos de los indicios que desencadenaron las detenciones surgen de escuchas telefónicas a los involucrados, ordenadas por el juez hace meses.

La operación seguía en marcha este mediodía con registros en las sedes federativas de distintas provincias, en domicilios particulares y en las empresas que maneja Gorka Villar, un abogado de 44 años que ha conseguido infinidad de negocios en el mundo del fútbol por recomendación de su padre. Entre los detenidos se cuenta también a Juan Padrón, el vicepresidente económico de la RFEF. Se esperan más arrestos a lo largo del día.

Las sospechas del juez refieren que Villar digitó adjudicaciones de contratos de la federación a empresas vinculadas a su hijo con condiciones claramente perjudiciales para las arcas de la institución. La principal empresa de Gorka Villar, Sports and Advisers, obtuvo negocios millonarios no sólo en España sino también en América del Sur, de donde debió irse cuando lo acusaron en Uruguay en un caso de extorsión y estafas a los clubes. La gestión de los derechos de imagen y de televisación de la selección española de fútbol estaba en sus manos.


No hay comentarios

Añadir más